Publicado por en 28 Abr, 2014

Tu propia página web

Desde hace algún tiempo existen medios y empresas que ofrecen la posibilidad de crear tu propia página web sin apenas conocimientos de programación ni html, ni php, ni nada de eso, pero… ¿Seguro que eso es lo que necesitas?

Existen plataformas con las que con solo elegir una de las muchas y atractivas plantillas disponibles, podemos tener una bonita página web con todos los gadgets que se nos ocurran. Incluso con una tienda virtual en la que podemos vender todos nuestros productos.

Si has decidido que estaría bien que tu negocio tuviese una página en internet, ¡adelante con el tema!

Vale. Pues pues nos ponemos manos a la obra y ¡pim-pam! ya tenemos nuestra propia página web. Y si no estamos muy avezados con la informática, tal vez nos pueda echar una mano ese cuñado, sobrino o amigo a los que se les da de maravilla eso de manejar el PC.

Ya tenemos nuestra web. Ha quedado muy mona. Ahora ya solo queda esperar a que la gente entre y se entere de lo que vendemos o de lo que hacemos ¿no?.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac… pasa el tiempo y en nuestro negocio no apreciamos ningún cambio. Esperaremos un poco mas…. Vaya, parece que nuestra tienda virtual tiene poco éxito. Solo tres o cuatro ventas…¡¡en 6 meses!!

Qué he hecho mal? Mi web es muy bonita. ¿Por qué no viene mas gente a mi tienda o a mi bar? ¿Por qué no recibo correos electrónicos o llamadas pidiendome presupuestos? ¿Por qué no vendo ninguno de mis bonitos productos?. Cuando pongo el nombre de mi web en Google sale la primera (¿?). ¿Por qué no me conocen?

¡Algo falla!

 

Analicemos un poco

Hummm… Veamos.
Efectivamente ya tienes tu web y la plantilla que has elegido es muy bonita, eso si.

Las imágenes que has puesto… bueno, son las que has hecho con tu cámara y ahí al fondo sale tu suegra. Un poco oscura, tal vez. Y la otra foto está desenfocada. Y esta otra está azul… Bueno. Al fin y al cabo no eres fotógrafo.
La página tarda un poco demasiado en cargar. Esos 20 segundos de espera para ver todas esas fotos tan bonitas que has puesto, puede que sea demasiado tiempo para la paciencia de un potencial cliente.
El logotipo que hiciste con el Wordart o similar no parece muy atractivo…
Y ese color amarillo que has elegido no combina muy bien con lo que tú vendes.
Estos son problemas estéticos. Se pueden solucionar con relativa facilidad si los dejas en manos de un profesional. Aunque tu imagen esté por los suelos, siempre se puede recuperar. No es demasiado grave… pero tal vez sea costoso.

Pero aunque esos problemas estéticos no existiesen, hay otros problemas mucho más gordos y que son el quiz de la cuestión.
Empecemos a analizar el problema con algunas preguntas:

  1. ¿Cómo está estructurada tu web?
  2. ¿Es fácil saber lo que vendes al primer vistazo?
  3. ¿Cuales son tus ofertas?
  4. ¿Cuántas visitas tiene tu web?
  5. ¿Cómo te han encontrado?
  6. ¿De donde vienen las visitas?
  7. ¿Cuanto tiempo permanecen las visitas en tu página antes de abandonarla?
  8. ¿Cuantos rebotes tienes?
  9. ¿Has marcado objetivos?
  10. ¿Como andas de SEO?
  11. ¿y de SMO?
  12. ¿De SEM tal vez?
  13. ¿Tienes tus redes sociales correctamente configuradas y gestionadas?

¿Que no sabes de qué te hablo? ¿Qué como narices vas a saber cuantas visitas tienes? ¿Lo de los rebotes solo te suena de la NBA? ¿SEO (WTF!)?.

“¿Redes sociales? Claro. Abrí mi perfil de Facebook y casi todos los dias pongo que estamos en esta dirección y que ‘Te atenderemos bien porque somos los mejores’. A veces pongo esas fotos tan chulis con gatitos y una frase ingeniosa. Y  todos mis amigos me tienen en Facebook. Lo de Twitter también lo hice, pero no se como va, así que eso ni lo miro.”

Vale, Ya tenemos algunas causas de tu problema. El veredicto es: ¡¡Desastre total y absoluto!!

De igual forma que no eres fotógrafo y tus fotos no son las mejores del mundo, el hecho de que tengas la posibilidad de montar tu propia web, no implica que vayas a tener éxito con tu “marketing online”.

Confía

Siento decepcionarte, pero el tener una decuada presencia en internet (es decir, que funcione) es algo más profundo que requiere algunos conocimientos y habilidades de las que no todo el mundo dispone. De la misma forma que cuando pones un rótulo en la fachada de tu tienda llamas a un rotulista, cuando necesitas una página web y unas redes sociales que funcionen, deberías llamar a un profesional de la comunicación.

LikeNo te subas a un andamio para montar tu rótulo. Te puede quedar torcido o, lo que es peor, te puedes caer y romperte algo.

No montes una web sin conocimientos adecuados. tal vez sea peor el remedio que la enfermedad. Para eso estamos los profesionales. Confía en nosotros.

 

NOTA: El ejemplo que se describe en este post es completamente real